Sucesos

El vehículo tal y como se lo ha encontrado por la mañana.

Aparca su coche junto al monumento de Arrollo y le dan el cambiazo

La sorpresa llegó cuando ha ido a montarse por la mañana.

Remedios Sanz, residente en el casco antiguo de la ciudad, llegó ayer como cada tarde a su casa después del trabajo y estacionó su vehículo en las inmediaciones de la plaza Puerta Castillo de la capital leonesa. Lo cerró con llave y se dirigió a su domicilio, sin imaginarse lo que se encontraría el día siguiente al ir a recogerlo.

Ha ocurrido esta mañana, cuando al ir a montarse para ir a su trabajo se ha topado con la estampa; su coche “Mini Cooper” colgaba de la grúa del monumento del escultor Eduardo Arroyo. En el mismo lugar en el que había aparcado, reposaba la escultura del unicornio. 

Una dotación de los bomberos así como la policía local han acordonado la zona para que la leonesa, que aún no da crédito a lo sucedido, pueda recuperar su vehículo con la mayor celeridad posible. En este momento un equipo de gruístas trabaja ya en las labores de rescate.

«Estas cosas sólo pueden ocurrirme a mi» asegura Remedios, natural de Babia y convencida de que el haber nacido un 28 de diciembre le lleva jugando malas pasadas desde que tiene uso de razón. «Toda la vida igual. Una vez fui a coger un avión y resulta que había ya salido el día antes. Hasta el día de mi boda, en pleno mes de julio, se puso a diluviar a la entrada de la iglesia. Es un no parar».

La policía investiga ahora quién puede estar detrás de todo. Expertos en el manejo de grúas creen que la persona o personas encargadas de tal hazaña pudieron haberse hecho con las claves de funcionamiento del brazo articulado y de manera remota haberlo accionado para cometer la tropelía. «Ha debido ser entre las 3 y las 4 de la madrugada» declara uno de los agentes, convencido de que «los autores conocían a la perfección el funcionamiento del aparato. Igual hasta es alguien del gremio» afirma, aunque no ha querido desvelar más detalles para no interferir en la investigación.

El Ayuntamiento se plantea ahora si, una vez descolgado el vehículo, volver a colocar el unicornio para dejarlo en su estado original o bien hacer caso a las numerosas quejas ciudadanas y retirarlo definitivamente, aprovechando el brazo articulado para sustituirlo por el de uno de los camiones grúa municipales averiado recientemente. «En épocas de crisis en las que el dinero escasea hay que aprovecharlo todo», asegura el Concejal de Hacienda y Régimen Interior, Agustín Rajoy «aunque también es verdad que debemos mirar por el patrimonio. Habrá que preguntarle a Margarita», concluye.

¿Te ha gustado?

Close

Puedes compartir este artículo en las redes sociales... ;)